El gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, confirmó que el estado de Querétaro fue una de las entidades que no firmó el convenio con el Gobierno Federal para que ellos provean los servicios de salud a través del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (INSABI).

Domínguez indicó que además de Querétaro, hay otras 7 entidades que no firmaron dicho convenio.

Este hecho implica que el estado de Querétaro, y no el Gobierno Federal, será el responsable de ofrecer los servicios de salud. Domínguez Servién indicó que el estado cuenta «con toda la capacidad».

«Nos van a pedir de mutuo acuerdo que Querétaro maneje el sistema de salud y lo vamos a hacer con mucho gusto, a parte de que tengo el compromiso de que este año entreguemos el hospital general nuevo», apuntó.

De igual forma, confirmó que a pesar de no haber firmado el acuerdo, el estado seguirá recibiendo los fondos correspondientes a salud desde el Gobierno Federal.

La firma del convenio, señaló, implicaba que el Gobierno Federal tendría que operar toda la infraestructura de salud del estado: hospitales, clínicas y centros de salud. Sin embargo, apuntó que no se trataba de una obligación, sino de algo voluntario.

A esto añadió que en varios estados ha habido problemáticas en cuestión de medicamentos y operaciones desde el Insabi.