Tras un mes de la riña ocurrida en el Estadio Corregidora, la Liga MX informó que el Club Querétaro solicitó que su partido de la jornada 13 ante Tigres se lleve a cabo dentro de este inmueble, por lo que la Comisión Disciplinaria indicó que el partido se disputará a puerta cerrada, esto como parte de las sanciones al club.

Cabe destacar que el club deberá cumplir con un perímetro de seguridad de tres kilómetros a la redonda para evitar algún riesgo previo, durante o después del partido. Otros requerimientos que deberá cubrir el club son la seguridad en los traslados de los equipos y oficiales al ingresar y desalojar el estadio, además de contar con suficiente personal de vigilancia.