Por: Miguel Ángel López

Recientemente se publicó un estudio por parte del colectivo México ¿cómo vamos?, donde se mide el Índice de Progreso Social (IPS) en el 2020, en los 32 estados de la República. Para su construcción se evaluaron 58 indicadores sociodemográficos que impactan directamente en la vida de las personas, estos se dividen en tres grupos:

1.Necesidades humanas y básicas: Nutrición y cuidados médicos básicos, agua y saneamiento, vivienda y seguridad personal.

2.Fundamentos del bienestar: Acceso a conocimientos básicos, acceso a información y comunicaciones, salud y bienestar y calidad medioambiental.

3.Oportunidades: Derechos personales, libertad personal y de elección, inclusión y acceso a educación superior.

En dicho estudio, Querétaro se localiza en séptimo lugar con un puntaje de 70.4, por arriba del 67.2 de la media nacional; sin embargo, junto con Zacatecas, fueron los dos únicos estados que presentaron una disminución de un año a otro, toda vez que en 2019 se encontraba entre los 3 primeros lugares con una calificación de 73.08. Para este año las calificaciones son las siguientes:

El puntaje en el primer grupo (necesidades humanas y básicas) es 80.4, que coloca a Querétaro en el número 14 de la muestra; no obstante, se ubica con los estados que presentaron una disminución con respecto al año anterior.

Para el segundo grupo (fundamentos del bienestar), el estado obtiene una muy buena calificación de 71.7, que lo sitúa en lugar cuatro, manteniéndose sin cambios respecto al año anterior.

En el último grupo (oportunidades) la entidad se coloca entre los primeros cinco lugares, con una calificación de 59, mostrando un incremento respecto al año anterior.

En otro rubro, se analiza el Producto Interno Bruto promedio por habitante (PIB per cápita), en pesos de 2018, el monto para el Estado asciende a $247,390, ubicándolo en el grupo de estados con ingresos altos; es decir, con un PIB per cápita mayor a 200 mil. Este indicador está directamente correlacionado con un mayor progreso social; esto significa que, entre más alto sea el PIB per cápita, el país o el estado presentará un mejor progreso social.

También el estudio muestra la relación entre el IPS y el porcentaje de población en pobreza laboral (situación en que los ingresos del hogar son insuficientes para adquirir los productos de la canasta básica), la cual es inversa, entre mayor sea el IPS menor es el porcentaje de la población en pobreza laboral. Querétaro se encuentra dentro del promedio, con menos del 40% de su población en situación de pobreza laboral y 70.4 de IPS.

Del análisis del estudio se pude destacar una clara disparidad regional; las distintas variables evaluadas guardan una estrecha relación con los indicadores como el PIB y la pobreza laboral, así como con el desempeño económico. Las calificaciones para el 2020 están particularmente afectadas por la caída en la economía mexicana a raíz de la crisis del Covid-19, misma que ha causado estragos en el bienestar de las personas y en el progreso social del país.

Para el estado de Querétaro se resaltan dos vertientes, por un lado, en las tres calificaciones se encuentra por arriba del puntaje nacional, pero por el otro, cuando se compara con las cifras de 2019, se queda rezagado, ya que en ese año se localizaba en los 3 primeros lugares. La tarea para el gobierno estatal se concentra en identificar los rubros en los que obtuvo una baja calificación e implementar adecuadas políticas públicas que lo vuelva a colocar en los primeros lugares, y esto se traduzca en un bienestar para su población.

@milozu