Tras la salida de Citi de México, el banco estadounidense podrá a la venta la marca Banamex, operación que incluirá sucursales, Afore, aseguradora, negocio de tarjetas de débito y crédito, sin embargo la institución financiera aseguro que sus clientes no se verán afectados por esta decisión y seguirán operando con normalidad.

Según Alberto Gómez Alcalá,  director corporativo de Desarrollo Institucional, Estudios Económicos y Comunicación de Citibanamex, como parte de este plan, Citi solicitaría a las autoridades una nueva licencia para operar en el país, mientras que el Banco Nacional de México (Banamex) mantendría la suya.

En este sentido detalló que la firma estadounidense retendrá la banca mayorista, lo que tradicionalmente en México se llama banca corporativa, es decir, mercados, casa de bolsa y el negocio de banca privada global.





“Lo que está en venta es la operación de sucursales, lo que tiene que ver con tarjetas, el negocio de nómina, la cartera hipotecaria, el crédito familiar y empresarial la parte patrimonial, las Afores, la compañía aseguradora y por supuesto todos sus brazos de fundaciones, compromiso social y por supuesto los inmuebles”, precisó.

Gómez Alcalá dijo que una vez finalizada la transacción, serían dos entidades distintas, por eso Citi necesitaría una nueva licencia para operar, ya que la transacción incluye las licencias y la marca, pero Banamex es una marca muy importante y reconocida.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Grupo Financiero Citibanamex es el tercero más grande que opera en México, con un total de 1 billón 433 mil 851 millones de pesos.





Para los que se preguntan que pasará con sus empleados y clientes, según Alberto Gómez Alcalá, no habrá ninguna afectación para los colaboradores actuales de Citibanamex, mientras que la operación cotidiana del banco sigue, ya que la instrucción es que ningún cliente se vea afectado.

“El objetivo último es el que aquí nadie se vea afectado, los clientes van a seguir siendo atendidos normalmente, cotidianamente, sin que pase nada y es un objetivo prioritario para nosotros que nadie se vea afectado a sus operaciones normales”, detalló.

De acuerdo con el directivo, los clientes que tengan una hipoteca, tarjeta, etcétera, seguirán siendo atendidos, ya que lo que se vende es esa parte con la marca del Banco Nacional de México y Citi se queda con la parte de clientes institucionales.

Al ocurrir la venta, la mayoría de los empleados continuarían en Banamex y Citi solo mantendría una parte pequeña.

El directo resalto que la decisión no tiene nada que ver con algún tema relacionado a las perspectivas económicas de México.



¿Quieres que tu negocio aparezca en nuestras recomendaciones? Mándanos un WhatsApp dando click aquí https://wa.me/message/FB2J654SP2IWJ1