Si por algo se ha caracterizado Luis Miguel, es por su casi completo hermetismo sobre todos los aspectos de su vida que no tienen que ver con la música. Más allá de conciertos, álbumes y series de Netflix, ‘El Sol de México’ suele permanecer callado, lo que causa que el rumor siempre sea lo que rodea su vida personal.

Pero más allá de esta ‘aura’ de misterio, tal parece que ‘Luismi’ es tan mortal como todos, y que como a la gran mayoría de la población, la pandemia de COVID-19 le ha pegado -y duro- en el bolsillo. Muestra de esto es su reciente aparición en un comercial de UberEats, donde el cantante aparece vestido elegantemente pidiendo un Fetuccini con salsa de trufas.

Ya tenía tiempo que el cantante no salía en comerciales. Definitivamente no desde el reciente mal momento que atravesó cuando tuvo que cancelar conciertos por su estado de salud.

Para que el lector pueda dimensionar la magnitud de la aparicón de ‘El Sol de México’ en el anuncio de UberEats: estamos hablando de un tipo que cuando quedó endeudado por millones de dólares a Alejandro Fernández derivado de una gira que nunca se realizó, prefirió entregarse a la policía de Los Ángeles antes que empezar a salir en comerciales. Así de fuerte está la crisis.


Por supuesto, las redes sociales no se hicieron esperar con la reacción. Y como todo lo que suele rodear al ‘Sol de México’, hubo muchos que hicieron hinapié en el extraño -y algo naranja- look del cantante.  Por supuesto, como siempre, hubo fans que defendieron su nuevo look a capa y espada.