La aerolínea Interjet, sin lugar a dudas una de las de más rápido crecimiento en los últimos años, ha sido tendencia todo el día, incluso llegando a rumorarse que la empresa podría estar cercana a un punto ‘de quiebre’ donde no pueda volar.

Aunque este no es un escenario nada poco probable, es más complejo que eso. Aquí te explicamos.

La empresa lleva poco más de un año enfrentando grandes problemas de dinero, pero lo que hoy desató los rumores de la quiebra fue la suspensión de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés). Esta asociación agrupa a 230 de las aerolíneas más importantes del mundo de más de 53 países, y tiene el objetivo de ayudar a las empresas a simplificar procesos e incrementar la conveniencia del flujo financiero de sus ingresos mientras reduce costos y aumenta la eficiencia. La asociación asegura a las personas el movimiento alrededor del globo con su red de aerolíneas. De igual forma, provee soporte profesional esencial y una gama de productos y servicios expertos, como publicaciones, entrenamiento y consultas.

Básicamente, la membresía de la IATA es lo que respalda toda operación financiera de las aerolíneas alrededor del mundo, y por lo tanto, sin ella, no se pueden hacer vuelos internacionales. Ahí radica su importancia.

En una entrevista para La Jornada, Pablo Casas Lías, director del Instituto Nacional de Investigaciones Jurídico-Aeronáuticas, indicó que esto se trata de un «tiro de gracia» para la aerolínea, que ya venía enfrentando una serie de problemas desde antes del COVID-19, pero que fueron acrecentados por la pandemia.

Indicó que sin el aval de la IATA, Interjet «internacionalmente no existe», y recordó que fue después de su salida de la IATA, que Mexicana de Aviación se fue a la quiebra.

¿A qué se debió la suspensión?

De acuerdo a la misma aerolínea, la salida de de la IATA se da «ante la necesidad de conciliar saldos a su favor frente a un proveedor que pretendía hacer cobros a través de la cámara de compensación de IATA, (Interjet) tomó la decisión de suspender temporalmente su participación». Puesto de una forma más simple: debe dinero a uno de los proveedores de IATA.

En el mismo comunicado, la empresa señala que ya están en «avanzadas negociaciones» con el acreedor para llegar a un acuerdo, lo que facilitaría su regreso al organismo.

¿Intejet dejará de volar?

De acuerdo a la empresa, no. Sin embargo, ya no puede vender boletos para rutas internacionales, así que mantendrán sus vuelos nacionales. En todo caso, la empresa señaló en el comunicado que sus primeros diez años de existencia trabajó sin el aval de la IATA, sólo con rutas al interior del país.

Esto, sin embargo, es sólo considerando el tema de IATA. El experto consultado indicó que los problemas financieros que tiene Interjet en varios frentes, lo ponen en una «quiebra técnica». Otro de estos problemas técnicos es, por ejemplo, el hecho de que ahora sólo cuentan con el recurso para operar tres aeronaves.

«Es la película de siempre», dijo el experto, recordando el tema de Mexicana.

¿Qué otros problemas tiene Interjet?

Apenas la semana pasada, se dio a conocer que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) había embargado precautoriamente a la aerolínea por el adeudo de alrededor de 900 millones de pesos en impuestos, de los que se han hecho deudores después de más de tres trimestres con pérdidas y problemas con el personal, algo que el COVID-19 no vino a ayudar resolver.

Sin embargo, un día después la empresa anunció que ya había llegado a un acuerdo con el fisco, por lo que las cosas parecían aún tener una salida.

En ese momento, el comunicado de la aerolínea señalaba que el acuerdo con el SAT ha permitido “el cumplimiento gradual de los compromisos pendientes” y no implica una condonación de impuestos.