Recientemente se han implementado nuevos métodos de análisis genético provenientes del Instituto de Citología y Genética (ICG), en la sucursal siberiana de la Academia de Ciencias de Rusia, misma Academia que descubrió un gen que contribuye al control y desarrollo de la depresión en los europeos; la identificación de este elemento se logró gracias a un examen estadístico.

La doctora en Ciencias Biológicas, Tatiana Aksenóvich fue quien encabezó esta investigación, además aseguró que el ICG es el único centro científico que aplica este tipo de estudios con el objeto de conocer los genes y las razones que provocan uno u otro padecimiento en el cuerpo humano; el gen del que estamos hablando se descubrió después de someter a análisis a unas dos mil personas.

«La depresión es un trastorno que afecta el estado de ánimo de las personas; este puede ser pasajero o permanente y se caracteriza por sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad; provocando una incapacidad total o parcial para disfrutar de las cosas y de los acontecimientos de la vida cotidiana”, esto es lo que dice la científica sobre la depresión.

Aksenóvich agregó que algunos estudios se encuentran analizando un segmento promedio de 50 mil personas para poder avalar resultados; además, declaró que desistió de examinar cada variante genética por separado, como suele hacerse en otros casos de investigación. Por otra parte, dijo que sí se evaluaron genotipos de todas las variantes a un mismo tiempo:

«Esta decisión fue tomada por todos los colaboradores, quienes seleccionaron diversas variantes genéticas, ya que cada una posee estructuras proteínicas muy particulares. El resultado fue la identificación del gen que toma parte en el control de la depresión. El hecho, posteriormente, fue confirmado por expertos holandeses”, comentó Aksenóvich.

Finalmente, agregó que la depresión es una enfermedad clínica de calidad bastante severa: «es más que sentirse triste por algunos días, ya que esos sentimientos no desaparecen. Persisten e interfieren con la vida cotidiana de millones de personas en el mundo».

Con información de Excelsior.