La secretaria de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, Romy Rojas Garrido, declaró que será en esta administración estatal que se dará solución al tráfico desmedido de la avenida 5 de Febrero, vialidad que tiene carga vehicular aún mayor a la que registra la carretera 57 quien apuntó que entre las diferentes soluciones se trabaja para sacar el transporte pesado y que incluso se analiza la posibilidad de contar con un tranvía.

La funcionaria señaló que el transporte de carga ocupa más del 60% de la vialidad, pese a que 5 de Febrero representa una de las avenidas más transitadas e importante de Querétaro y su alta saturación ya genera diferentes afectaciones, entre ellos, la pérdida de plusvalía a la zona de Juriquilla, debido a que muchas personas prefieren no adquirir inmuebles en esa zona ante el alto tráfico al que deberían enfrenarse diariamente.

“El gobernador trabaja de manera conjunta con el alcalde (de Querétaro), Luis Bernardo Nava, para el tema de movilidad… en esos medios alternos se está contemplando, por parte de la presidencia municipal y del alcalde, el que podamos ver la posibilidad de que podamos tener algún tranvía, o algún otro medio que vaya por los pares viales, que no sature 5 de Febrero, pero que me pueda distribuir hacia esa zona de la ciudad y podamos desahogar”.

Indicó que el tranvía es una de las soluciones que se analizan para dotar a Querétaro de una movilidad intermodal. Enfatizó que al crecer el Índice de Pasajeros por Kilómetro (IPK), se reducirá el tráfico vehicular de la zona metropolitana y se abrirá la puerta a recursos adicionales, entre ellos del Banco Mundial.