En la Cámara de Senadores circula una iniciativa, atribuida a la Fiscalía General de la República, que pretende castigar con cárcel la expresión de ideas sobre funcionarios públicos.

De acuerdo a un artículo publicado este sábado en Reforma, firmado por el periodista Víctor Fuentes, la difamación sería legalmente equiparable a delitos como crimen organizado y otras faltas.

En la iniciativa, que forma parte del «borrador» de un nuevo Código Penal Nacional, se tipifica el delito de difamación de servidores públicos como «un delito contra la cultura cívica» en el artículo 468 fracción V, para lo que se da una pena de 6 meses a 6 años.

«Al que ilegalmente comunique a una o más personas, la imputación que se hace a otra de un hecho cierto o falso determinado o indeterminado, que le cause o pueda causarle deshonra, descrédito, perjuicio, o exponerla al desprecio de alguien, se le impondrá de seis meses a seis años de prisión y multa de 20 a 25 mil veces el valor diario de la Unidad de Medida o Actualización», dice, textualmente, el artículo.

En este sentido, de acuerdo a Reforma, de prosperar esta iniciativa, México se incluiría -de nuevo- en una lista de países que difaman la expresión de servidores públicos, entre ellos Cuba, Venezuela, Guatemala, Costa Rica y el Salvador.

Esta práctica ha sido denunciada por colectivos y ONG’s en defensa de la libertad de expresión.