La pandemia del Covid-19 ha obligado a los artesanos de México a adaptarse a una nueva realidad, sin embargo, algunos de ellos han logrado enfrentar la crisis mejor que otros.

En Oaxaca, en la comunidad de Xaagá existe desde hace 17 años el taller Manasés, que significa ‘Pueblo Olvidado’ y que se dedica a la producción textil artesanal.

En este taller la familia García Olivera produce blusas y huipiles utilizando telares. En total son 10 los artesanos de este taller los que se dedican al tejido en telar, 15 costureras y 20 encargadas de hacer los terminados con gancho de blusas y rebozos.

Con la pandemia del Covid, el taller no dejó de trabajar, en cambio, realizó un giro a sus actividades y comenzó a producir cubrebocas artesanales, mismos que comercializan a través de la administradora del taller, la abogada Jazmín Cervantes Guerrero, quien los ha ayudado a estandarizar y comercializar sus productos desde antes de la contingencia.

Ahora, los productos artesanales del taller se comercializan en Nueva Jersey y Nueva York, además de que también se envían en ocasiones a Europa.

De acuerdo con los dueños del taller, cada semana llegan a producir tejido suficiente para 300 cubrebocas, los cuales se ofrecen entre 25 y 50 pesos según la talla y el diseño.

Con información de El Universal.