Durante los primeros días de 2018 el kilo de tortilla se venderá hasta en 17 pesos en algunas pates del país debido al incremento en los insumos que se utilizan para su producción como gas, energía eléctrica y maíz, señaló Lorenzo Mejía Morales, presidente de la Unión Nacional de Industriales de Molinos y Tortillas (Unimtac).

De acuerdo con Mejía Morales, el precio de la luz aumentó, «y eso está pegando mucho al comercio y la industria y en algunas residencias que rebasan el esquema de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de consumo bajo, y cuando rebasas ese límite ya te cobran sin subsidio e inmediatamente se duplica».

Señaló que es necesario realizar un ajuste entonces al precio de la tortilla, algo que algunos tortilleros comenzaron a hacer desde navidad.

Además del aumento en la tarifa de la luz, también el precio del dólar supone un problema para los empresarios pues en estados como Jalisco, donde los industriales compran grandes cantidades de maíz importado, los costos sufrieron cambios importantes.

Mejía Morales recordó también que debido al sismo del pasado 19 de septiembre se suspendió un programa para la regularización y estabilización del costo de la producción de tortilla por el cual los miembros de la Unimtac mantendrían el precio del kilo al contratar energía eléctrica con una empresa privada que les ofrecía descuentos de 10 a 15 por ciento del precio que les ofrecía la CFE.

[Con información de La Jornada]