A dos años de que el gobernador Francisco Domínguez y su gabinete recibieran abucheos durante el desfile del Día del Trabajo, lo que causó que se fueran del encuentro, esta conmemoración se ha cancelado para dar pie a una reunión a puerta cerrada, con desayuno ente las autoridades y los diferentes sindicatos de trabajadores de Querétaro.

La Alianza Sindical  fue la que propuso repetir este formato del año pasado, con 17 organizaciones sindicales. El objetivo, señaló el secretario de Gobierno, Juan Martín Granados,, es tratar los avances en temas de trabajo en mesas de trabajo junto con las autoridades estatales.

“Hay varios factores que la veda electoral hacen que tanto autoridades como la Alianza Sindical tengan que valorar, todo esto es una de las muchas prohibiciones que las leyes electorales marcan”, indicó.

En este sentido, aseguró que el desayuno con los líderes sindicales fue más efectivo que la organización del desfile del Día del Trabajo, puesto que se han logrado el 80% de los objetivos.

Con información de ADN iNFORMATIVO QUERÉTARO