Desde el pasado mes de enero, el narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, se encuentra internado en una prisión de máxima seguridad en Nueva York donde enfrenta cargos por 17 delitos, entre los que se encuentran el narcotráfico, lavado de dinero y uso ilegal de armas.

Pero las condiciones en las que se encuentra el criminal han sido duramente criticadas por sus familiares y abogados.

De acuerdo con Eduardo Balarezo, defensor de El Chapo, el detenido únicamente ve a sus guardias y abogados y presenta un deterioro mental importante, sufre de alucinaciones auditivas, depresión y varios problemas físicos.

Pero eso no es todo, de acuerdo con su abogado, a Guzmán Loera ni siquiera se le permite recibir cartas de sus familiares, una biblia o un diccionario.

Según señala Balarezo, al narcotraficante no se le permite recibir ningún tipo de material «porque podría tener algún mensaje secreto», algo que critica especialmente porque una biblia que le compraron fue adquirida a través de Amazon, «no sé lo que están buscando», señala el abogado.

[Con información de Infobae]