Como muchos saben, o tal vez ni sabían, este año es bisiesto. Lo que significa que febrero tendrá 29 días y el año 366. Pero, ¿a qué se debe esto?.

Pues se agrega un día más al año cada cuatro para corregir un desfase en la duración real del mismo. Y es que cada año tiene 365 días y aproximadamente 6 horas, sumando 24 después de cuatro veces.

En el año 46 a. C., Julio César fue quien ‘inventó’ los años bisiestos. Bueno, en realidad le pidió al astrónomo Sosígenes que hiciera un mejor calendario que el que tenían.

El calendario romano tenía 363 días y cada dos años un mes extra con 22 días para compensar los desfases. Pero Julio César se cansó de su inexactitud, por lo que Sosígenes creó el calendario juliano, que quedó con 365 días y cada cuatro años se le añade un día a febrero.