Los orígenes del 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer, no son tan claros como otras fechas (por ejemplo, aquellas designadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas como fechas conmemorativas). Por el contrario, lo que ha definido el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer, son una serie de eventos que se dieron en estas fechas, y que culminaron con la conmemoración de este día.

De acuerdo al sitio de las Naciones Unidas, el primer evento que dio pie a que la conmemoración del Día de la Mujer se diera entre febrero y marzo, fue una declaración del Partido Socialista de Estados Unidos de febrero de 1909, en donde se designaba el 28 de febrero como el Día Nacional de la Mujer en los 50 estados del país. A partir de entonces y hasta 1913, se festejó el Día Nacional de la Mujer el último domingo de febrero de cada año.

En 1910, durante la Internacional Socialista de Copenhague, Dinamarca, los representantes de la izquierda del mundo designaron que en marzo de cada año se debería festejar el Día Internacional de la Mujer. Esto se designó como homenaje al movimiento en favor de los derechos de la mujer y para ayudar a conseguir el sufragio femenino universal. La propuesta fue aprobada unánimemente por la conferencia de más de 100 mujeres procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el parlamento finés. No se estableció una fecha fija para la celebración.

Un año después, en 1911, el Día Internacional de la Mujer se celebró por primera vez (el 19 de marzo) en Alemania,Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de 1 millón de mujeres y hombres. Además del derecho de voto y de ocupar cargos públicos, exigieron el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

Menos de una semana después, sucedió uno de los tristes episodios que más contribuyeron a la necesidad de abordar la problemática de la equidad laboral entre hombres y mujeres, incluyendo las condiciones de salud y seguridad ocupacional:  el 25 de marzo, más de 140 jóvenes trabajadoras, la mayoría inmigrantes italianas y judías, murieron en el trágico incendio de la fábrica Triangle en la ciudad de Nueva York. Este suceso tuvo grandes repercusiones en la legislación laboral de los Estados Unidos,y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer se hizo referencia a las condiciones laborales que condujeron al desastre.

Otro de los eventos que más contribuyeron a la legitimización de la celebración, tuvo lugar en Rusia, en 1917, las mujeres rusas salieron a las calles a protestar por los dos  millones de soldados que habían muerto en la primera guerra mundial. Los dirigentes políticos criticaron la oportunidad de la huelga, pero las mujeres la hicieron de todos modos. El resto es historia: cuatro días después el Zar se vio obligado a abdicar y el gobierno provisional concedió a las mujeres el derecho de voto. Ese histórico domingo fue el 23 de febrero, según el calendario juliano utilizado entonces en Rusia,o el 8 de marzo, según el calendario gregoriano utilizado en otros países.