El huracán ‘Irma’ (Ahora tormenta tropical) ha dado de qué hablar desde su formación, sin embargo, pocas cosas fueron tan llamativas como el fenómeno que dejó a su paso por las zonas de Bahamas y Tampa, donde el agua del mar desapareció por completo, dejando secas las playas.

Si bien habitualmente este retroceso del mar es asociado con los tsunamis, en esta ocasión se trata de un fenómeno diferente, provocado por el viento del huracán.

Este fenómeno, si bien ha sido registrado anteriormente, se trata de un hecho poco común pues para que ocurra es necesario un huracán con suficiente fuerza como para cambiar la forma del océano.

Cuando hablamos de cambiar la forma del océano nos referimos a que la fuerza del huracán es tal que es capaz de tomar el agua de la costa y succionarla a otra ubicación en la que la presión es más baja, en este caso, en el centro de la tormenta.

El video que puedes ver abajo nos ejemplifica cómo funciona este fenómeno en una escala mucho más pequeña: utilizando un vaso, cerillos y agua.

Fuente: Gizmodo