Es dos de febrero, el Día de la Candelaria y momento en el que aquellos que sacaron ‘el muñequito’ en la Rosca de Reyes deben pagar los tamales a todos los demás. Esta tradición tiene ya muchos años con los mexicanos, pero ¿por qué comemos tamales el 2 de febrero? Se trata de una amalgama única de dos culturas y tradiciones muy diferentes.

En la religión católica el 24 de diciembre se celebra el nacimiento de Jesús, a esta fiesta le sigue el 6 de enero, día en el que se parte la Rosca de Reyes y se elige así a los padrinos del niño.

Después de esto, el dos de febrero es el día en el que se levanta al Niño Jesús del pesebre para vestirlo y continuar la ruta de los carnavales, la cuaresma, el miércoles de ceniza y Semana Santa.

Ahora, en la antigüedad los aztecas celebraban el primer día del año (el nacimiento del Sol) en honor a los dioses, esta celebración se realizaba el 12 de febrero y en ella se realizaban grandes festines en los que abundaban los alimentos de maíz, entre los que se encontraban los tamales.

Existen registros de esta festividad en varios escritos que posicionan la fecha en el 12 de febrero, sin embargo, en 1582 el papa Gregorio XIII realizó un cambio a la forma de medir los días y el calendario Juliano fue reemplazado por el calendario Gregoriano, con el cual el 12 pasó a ser el 2 de febrero.

Con el paso del tiempo estas dos costumbres se mezclaron y así es como terminó surgiendo la tradición de comer tamales el 2 de febrero como parte del Día de la Candelaria.

[Con información de Sin Embargo]