Hoy en día no es extraño tener discusiones a través de mensajes de texto, ya sea una pelea de pareja, la eleccion de un tema para el trabajo escolar o simplemente un debate sobre el último episodio de alguna serie, pero cuando uno de los usuarios manda un mensaje con un punto al final significa que la discusión debe terminar porque se ha enojado de verdad y podría ser peligroso seguir así.

Puede ser que la persona no haya dicho nada extraño, pero ese punto al final cambia por completo su oración, la hace ver de algún modo como algo serio y sabes que lo que sea que haya dicho no es una broma.

A los lingüistas este tema no les ha pasado desapercibido, de hecho, no son pocos los que han dedicado su tiempo a estudiar este efecto y han llegado a la explicación detrás del polémico punto.

Aunque el punto solo se utiliza para marcar el final de una oración, en el mundo de la mensajería instantánea los mensajes suelen ser cortos y muchas veces constan de una sola frase. En la mayoría de los casos estas frases no llevan el punto porque “el acto de enviar el mensaje se percibe como el punto final de la oración”.

El punto ahora forma parte de un lenguaje ‘formal’ en el mundo del texting, ha pasado a ser el equivalente de hablarle de usted a un amigo.

La psicóloga Danielle Gunraj realizó a principios de 2017 un experimento para determinar cómo eran percibidos los mensajes con y sin punto final en las oraciones enviadas por mensaje de texto, el resultado señaló que los aprticioantes consideraron los mensajes con punto como menos sinceros que los mensajes sin punto.

El lingüista John J. Gumperz aborda el tema del punto está relacionado con el ‘Cambio de Código Situacional’, es decir, cuando cambiamos la forma en la que hablamos dependiendo del lugar en el que estamos o las personas con quienes nos comunicamos.

Tomemos por ejemplo una entrevista de trabajo, la forma en que nos comunicamos con los entrevistadores es muy diferente a la forma cómo hablamos en casa con nuestra familia o en una fiesta con los amigos.

Traduciendo eso al tema del punto, cuando enviamos un mensaje con punto al final a nuestros amigos es como si les habláramos con la misma formalidad que le hablaríamos a nuestros entrevistadores mientras buscamos empleo, por lo que algunos de nuestros contactos podrían pensar que estamos siendo distantes, fríos o que estamos molestos.

Informalidad escrita 

Hace algunas décadas, antes de internet, se solía asociar al diálogo escrito con la formalidad, algo limitado a los libros y cartas y que requería cierto formalismo.

Con la llegada de internet y la mensajería instantánea el diálogo escrito se ha convertido en algo más bien informal, con sus propias reglas que distan mucho del lenguaje formal.

Un ejemplo de estas nuevas reglas es la repetición de letras (holaaa para demostrar emoción y entusiasmo, por ejemplo) y el abuso de signos de puntuación para que nuestros mensajes se asemejen más al lenguaje hablado.

La lingüista Deborah Tannen escribe como ejemplo de estas nuevas reglas un par de mensajes que dejan en claro lo que se ha dicho hasta ahora:

«JACKIE LO SIENTO TANTO TANTO TANTO! ¡Pensé que estabas detrás de nosotros en el taxi y luego vi que no! Me siento taaaaaaaan mal! Coge otro taxi y lo pagaré por tiiiiii»

«Jackie, lo siento mucho. Pensé que estabas detrás de nosotros en el taxi y luego vi que no. ¡Me siento tan mal! Coge otro taxi y yo lo pagaré por ti».

Aunque ambos mensajes tienen las mismas palabras, el segundo (con sintaxis y puntuación apropiada) luce más como un correo electrónico que se ha enviado a un compañero de trabajo por un mero formalismo. En cambio, el primer mensaje parece más sincero al utilizar un lenguaje escrito que asemeja a la manera de hablar de un amigo disculpándose sinceramente.

Esto no significa que una forma de escritura sea mejor que la otra, sino que la forma en que escribimos muchas veces depende de a quien le escribimos.

El uso de emoticones también tiene una gran influencia en el texto pues no solo ayudan a complementar lo que escribimos, sino que permiten al usuario mostrar los sentimientos e intensiones detrás de un mensaje, sin embargo,el tema de los emojis es más largo y complejo que el del punto y será mejor que lo abordemos en otro momento.

[Con información de El País]