Herbert y Audrey Goodine se conocieron cuando él tenía 18 años y ella 16, no tardaron en enamorarse y unos años después se casaron. Este 2017 la pareja canadiense cumplió 73 años estando juntos, por supuesto, compartieron todas sus navidades desde el siglo pasado, pero este año las cosas serán diferentes.

Herbert sufre demencia, enfermedad que recientemente ha empeorado para el nonagenario, y por la que ahora deberá ser trasladado a un centro de salud diferente del de su esposa para recibir cuidados especiales.

La notificación la recibieron el pasado viernes y este lunes Herbert fue trasladado a una nueva residencia para personas mayores.

Según contó la hija de ambos, Dianne Phillips, la noticia devastó a la pareja, no solo por la separación sino por el hecho de que ocurre justo antes de navidad. De hecho, Dianne intentó que el traslado esperara hasta el mes de enero, pero las autoridades se negaron.

El lunes, una camioneta pasó a buscar a Herbert para llevarlo al nuevo hogar; Audrey, desde la ventana, lo miraba irse.

«Mi madre me dijo: ‘Ya pasó la Navidad para nosotros y esta es la peor Navidad que jamás tendremos. ¿Por qué no esperaron hasta después de las vacaciones? Siento que la gente necesita saber cuán defectuoso es el sistema que tenemos. Las palabras que lo describen son ‘poco ético y cruel’. Esto nunca debería sucederle a otro ser humano», escribió Dianne en sus redes sociales.

«Mi padre puede tener necesidades, sin embargo, como cualquier ciudadano tiene el derecho de disfrutar de la vida, y pasar esta temporada con su esposa es parte de eso. La foto parece más un castigo que una ‘Feliz Navidad'», concluye la publicación que acompañó con una fotografía de sus padres.


[Con información de Infobae]