Gladis Giovana Cruz Hernández y Mario Alberto Reyes Nájera, asesinos de Fátima, la niña de 7 años que fue abusada y asfixiada hasta la muerte, solicitaron a las autoridades del Sistema Penitenciario que les otorguen vigilancia especial para protegerlos de los demás internos, quienes han amenazado con hacerles lo mismo que ellos le hicieron a Fátima.

De acuerdo con una fuente interna que ha solicitado anonimato, los feminicidas se encuentran actualmente en un área restringida donde tienen vigilancia especial, pero cuando sean trasladados con el resto de los internos prevén que haya problemas.

«La noticia llegó hasta aquí y los internos están muy molestos»

De acuerdo con la fuente, incluso cuando se encuentran en un sitio con vigilancia adicional, Mario fue agredido por uno de los internos poco después de ser trasladado.

Los estudios realizados al cuerpo de Fátima confirmaron que MArio abusó sexualmente de ella, y aunque Giovana aseguró que todo fue en contra de su voluntad, ella participó en el asesinato de la menor, además de que fue ella quien secuestró a Fátima y recomendó dónde abandonar el cuerpo.

Con información de El Universal.