La Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que las autoridades competentes están autorizadas a catear e inspeccionar los automóviles de los civiles sin autorización de un juez en escrito previa.

En un comunicado, la SCJN explicó que “la resolución de la Corte establece que son constitucionales estas inspecciones sin que exista una orden escrita previa (…) siempre que exista sospecha razonable de que en ese mismo momento se está ante la comisión de un delito o cuando haya una suposición razonable de que el individuo oculta entre sus ropas o que lleva adheridos a su cuerpo instrumentos, objetos o productos relacionados con el hecho considerado como delito”.

Asimismo, estas restricciones momentáneas a la libertad de movimiento o deambulatoria tienen su fundamento en el artículo 21 constitucional, que otorga a los policías facultades en materia de seguridad pública, entre las que se encuentran “la prevención, investigación y persecución de los delitos.

El agente policial deberá aportar de manera clara y concatenada los hechos y datos con los que contaba, para suponer que la persona en cuestión estaba cometiendo en ese momento una conducta ilícita.