Mientras el equipo de futbol de los Gallos Blancos  del Querétaro se transportaban a Morelia para jugar el partido de la jornada 4 del Clausura, elementos de la Policia Federal detuvieron al vehículo de la escuadra como parte de una revisión de rutina.

Para agilizar el asunto, el portero del equipo, Tiago Volpi, y el auxiliar Héctor ‘Piti’ Altamirano, bajaron del autobús para hablar con las autoridades.

[Con información de Marca]