Este proyecto comenzó en la provincia central china de Sichuan la construcción de una réplica a tamaño real del Titanic, el transatlántico cuyo naufragio en 1912 causó la muerte de más de 1,500 personas. Los promotores de esta obra esperan que esta construcción se convierta en un atractivo turístico.

El barco tiene los mismos 270 metros de eslora y 28 de manga que el original, se botará en un embalse de la localidad de Daying, donde permanecerá atracado permanentemente. Esta réplica formará parte de un resort turístico de lujo llamado Seven Star International.

Los encargados de construir el buque fueron Wuchang Shipbuilding Industry Corporation y aseguraron que el barco será fiel al diseño original, por lo que contará con salón de fiestas, teatro, piscina y habitaciones de primera clase, donde se intentará recrear al estilo de vida de los pasajeros de hace más de un siglo.

En este Titanic Chino que tendrá un costo de 145 millones de dólares, albergará fiestas de la época y banquetes en los que el menú sea muy similar al servido en 1912, aunque como concesión a la modernidad, el buque contará con conexión Wi-Fi.

Una noche en una de los camarotes estándar del nuevo barco tendrá un costo de alrededor 430 dólares, mientras que para los camarotes más lujosos habrá que pagar cientos de miles de dólares, anunció el diario Xinhua.

La historia del Titanic cobró popularidad en China a raíz de la película homónima de James Cameron que tuvo mucho éxito, sobre todo por su versión remasterizada en 3D, que logró una taquilla mayor en el gigante asiático que en los Estados Unidos. La construcción que debía comenzar en 2013 se retrasó unos años, por razones no reveladas.