Como si se tratara de una pintura o escultura, una tienda china utiliza al oso polar ‘Pizza’ como un gancho para atraer clientes.

El oso se encuentra en una pequeña habitación con una ventana de cristal para que los visitantes se tomen selfies con él o simplemente lo observen, sin embargo, ‘Pizza’ no tiene la actitud de un animal juguetón , y es fácil ver que el animal está sufriendo.

A ‘Pizza’ lo llaman el oso polar más triste del mundo, pero no es el único que sufre en el establecimiento Grandvie Aquarium, pues aquí también se exhiben lobos árticos, ballenas belugas y morsas, animales que -se ha denunciado- viven en condiciones precarias y no reciben los cuidados necesarios.

De hecho, la asociación Animals Asia ha lanzado una petición en línea para exigir el cierre del establecimiento y la liberación de los animales, la cual cuenta ya con más de 300 mil firmas y que puedes apoyar a través de este enlace.

Y es que desde que abrió sus puertas el pasado mes de enero, la tienda ha recibido decenas de denuncias por las condiciones en que mantienen a los animales, aunque el subdirector del acuario, Li Chengtang, ha señalado que tanto ‘Pizza’ como el resto de los animales «son muy felices» en el centro.

La industria de los parques de atracciones en China está en auge. La clase media, cada vez más solvente, busca nuevas formas de entretenimiento. El país tiene al menos 39 parques temáticos sobre vida acuática y más de media docena abrirán en los dos próximos años.