Durante el periodo de cuarenta días que dura la Cuaresma, el Vaticano suele pedir a los católicos que renuncien a algo que les gusta, como los dulces o la comida grasosa, sin embargo, este año la petición ha sido diferente.

Durante su misa matutina de este miércoles, el Papa Francisco instó a los creyentes que durante el periodo de Cuaresma renuncien a insultar a otras personas a través de internet.

El Papa recordó que la Cuaresma «es un momento para renunciar a palabras inútiles, chismes, rumores, los apodos denigrantes… Es para hablar con Dios».

Advirtió también que hoy en día vivimos en «una atmósfera contaminada por demasiada violencia verbal, demasiadas palabras ofensivas y dañinas que se amplifican por internet».

Más tarde este miércoles, al Papa se le colocarán cenizas en la frente como parte del Miércoles de Ceniza, con el que se da inicio al periodo de Cuaresma.

Con información de El Universal.