Será la Procuraduría General de Justicia de Guanajuato la que investigue los hechos suscitados la madrugada del domingo, cuando una pareja que se trasladaba en un Camaro con placas para Querétaro, fue ejecutada por presuntos sicarios en el municipio de Apaseo el Alto.

El Secretario de Gobierno en la entidad, Juan Martín Granados Torres, informó que se encuentran a la espera de los resultados de la suprimieras pesquisas llevadas a cabo por las autoridades guanajuatenses, y precisó que las víctimas, una pareja casada, tenían su domicilio registrado en Querétaro, aunque el hombre no había nacido en la entidad.

Asimismo, precisó que no fueron 200 casquillos de bala los que se encontraron en la escena del crimen, si no «solo» 100.

Sin embargo, señaló que lo más prudente antes de hablar del caso es esperar a que lo haga de manera oficial la PGJ de Guanajuato. Lo que sí reiteró, es que se encuentran a toda la disposición de trabajar en conjunto con los agentes del estado vecino para esclarecer este hecho.

«Desde el primer momento se ha trabajado con ellos, hemos compartido información que está en nuestra base de datos para que ellos puedan intrigas sus primeras lineas”, indicó.

De acuerdo a las versiones que circularon el pasado domingo, la pareja, que se transportaba a bordo de un Camaro, fue perseguida por sicarios que abrieron fuego en contra de ellos sobre la carretera Querétaro – Irapuato. Eventualmente, el conductor perdió el control y se estrelló en un muro de contención.

Fue después de esto que los perseguidores bajaron del vehículo y activaron armas de alto calibre en contra de las víctimas, cuyos nombres no han sido revelados.

Foto: Inqro