Richard Remme, un hombre de 51 años y residente de Fort Dodge, en Iowa, Estados Unidos, terminó en el hospital luego de que su perro le provocara una herida de bala en la pierna de manera accidental.

El incidente ocurrió el pasado miércoles, cuando el hombre estaba jugando con su perro Balew. Mientras jugaban, el perro accionó accidentalmente la pistola que el hombre llevaba en el cinturón y le disparó en la pierna a su amo.

El hombre fue al hospital rápidamente y su herida fue atendida, una vez pudo hablar con los medios, les explicó que todo fue un accidente y que su perro es «un llorón» que sabía que algo malo había ocurrido y que no se separó de él en ningún momento.

Este no es el primer caso de un perro que le dispara a una persona, apenas el año pasado un hombre acusó a su perro de haber disparado a su novia cuando saltó sobre la mesa de noche, activando el arma que tenían ahí.

[Con información de El Salvador]