El presidente francés, Emmanuel Macron, sufrió un embarazoso momento durante una entrevista en la que súbitamente su perro comenzó a orinarse, sorprendiendo a todos.

El video, que ya se ha vuelto viral, muestra a Macron en una reunión con algunos de sus ministros, cuando de pronto todos se dan cuenta que Nemo, el Labrador-Griffon del mandatario, está orinando en una chimenea.

El presidente adquiere un tono rojizo en su rostro y cuando los ministros le preguntan si eso ocurre a menudo, él asegura que se trata de un comportamiento «totalmente inusual».

Esta no es la primera ocasión en la que el perro de un presidente causa polémica, el perro de Nicolas Sarkozy dañó muebles antiguos que costaron miles de euros en reparación, y el de Jacques Chirac atacó al mandatario tras abandonar el palacio presidencial.

Fuente: BBC