El refugio para animales Pima Animal Care Center (PACC), en Arizona, coopera con la residencia local para adultos mayores con problemas de Alzheimer, Catalina Springs Memory Care, para realizar una tierna y conmovedora iniciativa.

Desde mediados de Octubre los ancianos han cuidado a los gatitos abandonados que caen en el refugio de animales, alimentándolos con un biberón, cepillándolos o simplemente dándoles su cariño.

La Directora de Servicios de Salud de la Residencia, Rebecca Hamilton, menciona que esta iniciativa persigue dos objetivos: ayudar a los felinos recién nacidos a sobrevivir sin la alimentación de su madre y a socializar, así como proporcionar a los residentes del centro una oportunidad para cuidar de los gatitos y enriquecer sus vidas.

El refugio de animales asegura que gracias a este proyecto logran salvar la vida a los animales huérfanos. Desde que llegaron al asilo, dos gatitos han engordado y ahora pesan el doble, pronto serán enviados de vuelta el refugio donde los van a preparar para adopción.

Hamilton agregó que este experimento parece estar ayudando a despertar la memoria en algunos de los residentes que sufren de demencia o de Alzheimer. «La pérdida de memoria no borra la capacidad de amar. Cuando pones un gatito en la manos de alguien su rostro se ilumina… Muchos recuerdos han comenzado a resurgir solo por el acto de cuidar a estos cachorros. La gente empieza a recuperar recuerdos olvidados de un gato o de un perro que tuvieron cuando eran niños», explica Hamilton a ABC News.

Gatitos y Viejitos