Una vez ya finalizado el encuentro entre el León y los Gallos de Querétaro, partido que acabó 1-2 a favor de los visitantes, Erbin Trejo y Edgar el ‘Pájaro’ Benítez protagonizaron una escena que no pasa comúnmente en un equipo de fútbol. Y es que cuando el árbitro dio el ‘pitazo’ final, ambos jugadores dejaron que la calentura del partido se les subiera a la cabeza y estuvieron cerca de llegar a los golpes.

Incluso, el ‘Pájaro’ tuvo que ser detenido por varios de sus compañeros, puesto que se dirigía con mucha rabia dispuesto a enfrentar al mediocampista mexicano.

Después de los hechos suscitados, los respectivos integrantes del conjunto plumífero salieron a dar la cara y se ofrecieron disculpas mutuamente, aunque la publicación fue eliminada de las redes sociales del delantero paraguayo.