El conductor del automóvil Jetta que la madrugada del domingo atropelló a 20 peregrinos, matando a 6, podría verse obligado a pagar 2 millones 100 mil pesos por concepto de indemnización. Esto, adicional a la sanción penal que se le dará si se demuestra su culpabilidad.

Según dieron a conocer las autoridades de Querétaro, el sujeto iba en estado de ebriedad al momento del percance. Posteriormente huyó para ser detenido al mediodía del domingo.

De acuerdo al Fiscal General de Querétaro, Alejandro Echeverría Cornejo, en cuanto el poder judicial demuestre la responsabilidad del detenido en el caso, tendría que pagar una indemnización de 5 mil salarios mínimos a las familias de cada uno de los fallecidos. Es decir, 365 mil pesos por cada una de las 6 familias.

La mañana de este lunes se llevó a cabo la primera audiencia para determinar la situación jurídica del imputado, en donde se le vinculó a proceso por el delito de homicidio calificado dentro de la carpeta de  investigación CI/4776/2016. Mientras se desarrollan las investigaciones, se le dictó prisión preventiva. La sentencia deberá determinarse dentro de los próximos 4 meses.