El PRI Querétaro, bajo la dirección de Juan José Ruiz, parece ser no más que «el PRI de siempre». Ese que le costará, muy probablemente, las elecciones este 2018.

A lo largo de los últimos días, ha habido varias denuncias al interior del Partido Revolucionario Institucional (PRI) por parte de los militantes y quienes buscan una candidatura. Las denuncias son muchas: Machismo y compadrazgo al momento de escoger a los candidatos son el factor común de varias voces -influyentes en la sociedad.

El caso más sonoro de los últimos días tiene que ver con la elección del candidato a Senador. El fin de semana se registraron 5 pre-candidatos para este puesto: Ernesto Luque, quien era el delegado de la Secretaría de Desarrollo Social; Braulio Guerra Urriola, diputado federal; Jesús Rodríguez, presidente Municipal de Querétaro en el periodo de 1994 a 1997; Hugo Cabrera Ruiz, diputado federal; y Ana Bertha Silva Solórzano, regidora.

Sin embargo, muchos priístas denuncian que la elección a esta candidatura -de las más codiciadas dentro del priísmo- fue pactada con base a compadrazgos e influencias familiares. La hermana del diputado Braulio Guerra publicó una carta el pasado martes en donde señala que los ‘dedazos’ dentro del PRI son “iguales que siempre”. Sin decir nombres, la hermana del legislador apuntaba a la supuesta influencia de la familia de Luque Hudson, pese a que las encuestas lo califican como ‘desconocido’ y con una preferencia del 3% en caso de que ostentara la candidatura.

Este jueves, el CEN del PRI publicó la lista de candidatos al Senado, en donde se pone como fórmula de Querétaro a Luque Hudson y Ana Bertha Silva. Braulio Guerra Urbiola, en una conferencia de prensa, impugnó esta elección y exige que lo dejen competir. No descartó dejar el partido. Gente al interior del PRI asegura que esta amenaza es real. Que Guerra Urbiola deje el PRI no lo hace «por espantar», sino porque considera que el tricolor ha frenado su carrera política.

La candidatura para la senaduría es quizás la más codiciada dentro de las filas del PRI, quizás sólo por debajo de los Ayuntamientos metropolitanos. Quien llegara a ser Senador, tendría exposición a nivel nacional, ahorrándose la fatiga de la carga de gobierno. Además, es comúnmente conocido que el senado es una excelente plataforma para después buscar otro cargo. Pancho Domínguez y José Calzada salieron del senado antes de ser gobernadores.

Pero sin duda la única voz crítica dentro del PRI no sale de los precandidatos a la senaduría.

La anterior diputada local y académica Eunice Arias Arias, calificó que el PRI estatal bajo la dirigencia actual está “fracturado”.

“Se ve un partido totalmente fracturado (…) la mala gestión de la dirigencia del PRI Querétaro, impidió candidaturas priístas de unidad, además de que cerró al puerta a la ciudadanía”, escribió en su cuenta de Twitter.

Arias Arias fue la autora de la ley de paridad de género en Querétaro, y en estas elecciones, después de anunciar que no contendería por ningún puesto de elección popular, criticó el hecho de que solamente hombres se registraron para contender por Diputaciones Federales.

“Solamente HOMBRES se registraron para contender por Diputaciones Federales en el @PRI_Queretaro. Ya muchas no queremos abanderar ninguna candidatura, ya estamos cansadas de violencia política y decisiones cupulares misóginas.

Las mujeres se irán a otro lado. #GuardenEsto”

Quien también alzó la voz fue la actual diputada local María Alemán (Nueva Alianza – PRI), quien aseguró que se le debe hacer una llamada de atención al líder priísta de Querétaro, Juan José Ruiz, pues “ha sido excluyente con todos aquellos que expresan una idea contraria y esto repercutirá en el próximo proceso electoral”.

La declaración del mismo dirigente, quien apuntó que “no hay dedazo” dentro del PRI, fue tomado, simple y llanamente, como un chiste.

Anteriormente considerado como uno de los fuertes “Pepe Boys” (es decir, los adeptos a entonces gobernador José Calzada), Juan José Ruiz señaló que ellos (los aspirantes) están “en su juego político”, en la propia posición que ellos están deseando obtener”.

Eso sí, según se dice dentro del mismo partido, el dirigente estatal ya afianzó su puesto como diputado local plurinominal.

También otro de los aspirantes a la candidatura por el Senado, Jesús Rodríguez, manifestó su inconformidad al interior de las filas del PRI Querétaro.

En un año en el que los múltiples escándalos y polémicas han rodeado al alcalde capitalino panista, Marcos Aguilar Vega, al PRI se le proporcionó una oportunidad de oro.

Una oportunidad que ya perdió.

 

Foto: @El Universal Querétaro