Una de las últimas actividades que el ex-presidente Barack Obama realizó en el Despacho Oval fue escribir una carta, la cual guardó en un sobre con la estampa oficial de la Casa Blanca y la depositó en un cajón de la mesa presidencial. Esta carta iba dirigida a su sucesor, Donald Trump, que ese mismo día pasaba a ocupar la mansión presidencial.

“Millones de personas han depositado su esperanza en usted, y todos nosotros, independientemente del partido, deberíamos esperar tiempos de prosperidad y seguridad durante su mandato. Depende de nosotros construir las escaleras del éxito para cada joven y familia que esté dispuesta a trabajar mucho”, escribía Obama.

También le recordó la importancia de la Casa Blanca en la esfera internacional. “El liderazgo americano es indispensable en este mundo. Depende de nosotros, a través de ejemplo y acción, sostener el orden internacional que se ha expandido desde el fin de la Guerra Fría”, recalca Obama.

Por último, escribe Obama “solo somos ocupantes temporales de esta oficina. Somos guardianes de estas instituciones y tradiciones democráticas por las que lucharon y sangraron nuestros predecesores”, destaca el expresidente. “Más allá del día a día, depende de nosotros dejar esos instrumentos de la democracia tan fuertes como estaban cuando nos los encontramos”.

El demócrata continúa con la tradición marcada por sus predecesores y ofrece con tono reconciliador estas reflexiones al republicano, a la vez que le advierte de la importancia de la familia y los amigos para desahogarse en los momentos más difíciles del cargo.

También le desea suerte y le ofrece su apoyo, pero las frases directas y cortas desvelan la intención de Obama de comunicar un mensaje más pragmático que el que él recibío de George W. Bush. Y busca transmitir las ideas más importantes a un individuo ajeno a la política hasta meses antes de las elecciones.

El texto, obtenido por CNN, no había sido divulgado hasta esta semana. Obama no había compartido su contenido con ninguno de sus asesores cercanos, mientras que el republicano se la ha mostrado a visitantes y empleados de la Casa Blanca.

Con información de El País.