La Delegación Iztapalapa puso a prueba el parque hídrico en obra ‘La Quebradora’, con el cual se aprovechará el agua de lluvia y se evitarán inundaciones.

«Es una tarea muy importante, recuperación de espacio público, regeneración de tejido social, consenso de la ciudadanía y una intervención también que va a inhibir la incidencia delictiva, lo que se había convertido en un foco pues peligroso», comentó el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

«Va funcionar como vaso regulador en tiempo de lluvia, con dos grandes reservorios, para reducir el riesgo de inundaciones en la zona y con el agua de las lluvias infiltrará 68 millones de litros al subsuelo», expuso Anguiano.