Si bien a la hora de hacer turismo muchos disfrutan de las playas, bellezas naturales y sitios arqueológicos, también hay quien opta por algo diferente, algo turbio y con ambiente sepulcral, hablamos del Turismo Negro.

Visitar lugares donde ocurrieron terribles tragedias, masacres y homicidios podría no sonar muy divertido, pero lo cierto es que lugares como los campos de exterminio nazis, Pompeya o la Zona Cero en Nueva York son puntos turísticos que atraen a millones de personas año con año.

¿Por qué nos atrae este tipo de lugares?

Para la escritora y grafóloga Clara Tahoces, investigadora de temas insólitos y misteriosos, a la gente le atrae visitar esta clase de lugares porque «buscan lugares que se salen de la típica oferta turística por estar aderezados con un punto de morbo: conocer historias insólitas o ampliar información sobre ciertos hechos luctuosos de los que ya tenían conocimiento».

Sin embargo no todos piensan de la misma manera. De acuerdo con el Doctor Philip Stone, fundador del Instituto de Investigación del Turismo Negro en la Universidad de Lancanshire, existe un motivo subconsciente para disfrutar de esta clase de turismo, señala Hipertextual.

De acuerdo con Stone, nuestra sola presencia en estos lugares que sabemos fueron testigos de terribles tragedias, nos conecta con nuestro sentido de mortalidad.

Stone señala que visitar alguno de estos lugares es un ritual que nos acerca a la imagen que tenemos actualmente de la muerte.

Son capaces también de permitir al visitante «contemplar y pensar en su propia muerte a través de otros», agrega el experto Maximiliano Korstanje.

Fuente