2018 es el año de la luna, no según un calendario sino la astronomía, y es que a lo largo de este año la Luna protagonizará una serie de fenómenos naturales, de hecho, durante los primeros días del año pudimos ver una Superluna y este miércoles habrá una más.

La de este martes será una superluna especial pues en realidad será un fenómeno conjunto que ha llevado a que se le nombre “la Superluna de Sangre Azul”, nombre que se compone de los tres fenómenos que serán visibles desde América del Norte casi exclusivamente.

Pero el nombre, aunque bastante atractivo, ha causado confusión en redes sociales e incluso algunas personas han malinterpretado su nombre llegando a pensar que la Luna se pintará de azul este martes, nada más lejos de la verdad. Aquí te explicamos las tres partes del apodo de esta luna y cómo afectarán a nuestro satélite este miércoles:

Superluna

Exksten dos momentos importantes en la órbita de la luna alrededor  de la Tierra: su perigeo y su apogeo. El perigeo es el momento en el que la Luna está más cerca de la Tierra, el apogeo es lo opuesto. El nombre común del perigeo es ‘superluna’ puesto que el astro se ve más brillante y grande que de costumbre. Como dato curioso, el apogeo también tiene su apodo, se llama ‘micro luna” y en él nuestro satélite luce más pequeño.

Luna de Sangre

Este miércoles se registrará un eclipse total de Luna, el cual solo será visible desde el oeste de América del Norte, partes del Pacífico, Asia y Australia. Durante este fenómeno la Luna tomará un color rojizo, el cual se produce debido a la refracción de los rayos de sol en la atmósfera de la Tierra. Este color rojizo le ha valido al eclipse el nombre de ‘Luna de Sangre’ y no, no tiene nada que ver con vampiros, hombres lobo ni el fin del mundo.

Luna Azul

Finalmente, la parte ‘azul’ del fenómeno de este miércoles surge de la expresión anglosajona ‘blue moon’ (luna azul) y no tiene nada que ver con que nuestro satélite vaya a cambiar de color. Esta expresión se utiliza para referirse a fenómenos poco comunes, y en el caso de la Luna se refiere a la segunda luna llena que ocurre en un mes. En enero tuvimos una luna llena el segundo día del mes y habrá una más el último.

Así que ahí lo tienes, si habrá superluna pero no se cubrirá de sangre ni se volverá color azul, aún así será un fenómeno natural digno de verse.