Durante su informe del pasado domingo, el presidente López Obrador aseguró que a pesar de que se suspenderán las actividades no esenciales, la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía, la refinería Dos Bocas y el Tren Maya no iban a parar, situación que está respaldada por el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

De acuerdo con López-Gatell, estas obras de gobierno se realizan bajo un control muy estricto, por lo que no suponen un riesgo para la salud.

«Tenemos un control muy estricto, más cuando están a cargo del Ejército y esto es lo que nos ha permitido constatar que los protocolos de sana distancia, y demás lineamientos, se pueden y se están cumpliendo apropiadamente, por eso decidimos, ese fue un criterio, que se mantuviera esta operación».

El subsecretario destacó que según los lineamientos publicados, la industria siderúrgica y cementera no pueden dejar de funcionar pues los hornos que manejan deben estar prendicos continuamente, «porque de otra manera, volverlo a echar a andar lleva meses».

Lo que sí se hará al interior de estas empresas es reducir el personal que trabaja en ellas y garantizar que se cumplan las medidas de sana distancia entre los trabajadores al interior.

Con información de Milenio.