El Presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que su gobierno no presentará denuncias en contra de presidentes anteriores. Esto al ser cuestionado tras la detención del ex-director de Pemex, Emilio Lozoya, por haber participado en un esquema de corrupción que podría implicar al ex-mandatario Enrique Peña Nieto.

En este sentido, durante su conferencia mañanera del pasado jueves, el mandatario indicó que lo suyo «no es la venganza», y que a su parecer, el Poder Ejecutivo no debería perseguir, sino mirar hacia adelante.

«Mis postura es que el Ejecutivo no persigue, no es mi fuerte la venganza, pensemos en cambiar esto, como lo estamos haciendo», indicó López Obrador.

No obstante, el mandatario señaló que si ‘la ciudadanía’ quería enjuiciar a algún ex-presidente, deberían hacerlo a través de una consulta ciudadana.

«Si los ciudadanos obtienen las firmas que se requiere, se hacer una consulta y dicen ‘juicio’, estaría en contra de eso, no creo que le convenga al país, pero respetaría la decisión de la gente”, aclaró.

En cuanto a la investgación en contra de Emilio Lozoya, López Obrador aclaró que no puede dar instrucciones a la Fiscalía para irse por alguna dirección o limitarse, ya que esta es autónoma. «No sería justo ni democrático».