En el Forest Park, en Queen, Nueva York, un niño de tan solo 11 años murió tras salvar a su amigo el cual había caído a un lago congelado.

El pequeño se adentró 15 metros en el lago junto con un amigo suyo, cuando la superficie congelada comenzó a resquebrajarse y uno de ellos cayó.

En un impulso, el menor logró empujar a su amigo instantes antes de caer en el agua congelada. Ante esto, su amigo comenzó a correr pidiendo ayuda.

Tuvieron que romper el hielo “con sus manos y luego cortarlo para llegar al área en la que se sospechaba que se encontraba el niño. Tuvieron que sumergirse para rescatarlo”, explicó el jefe de bomberos.

El pequeño fue trasladado muy grave al hospital, donde murió horas más tarde debido a la hipotermia.

Dos bomberos se encuentran hospitalizados tras sumergirse en el agua al momento del rescate.