Un niño nigeriano de 2 años de edad fue rescatado después de que su familia lo abandonara porque creían que era un brujo.

El pequeño vivió en las calles durante ocho meses, vivía de los restos de comida y agua que encontraba.

Anja Ringgren creadora de la fundación «Educación y Ayuda al Desarrollo de los niños Africanos» encontró al pequeño y se horrorizó de la situación y enseguida le brindó ayuda.giphy (2)

Ringgren se ha encargado de cuidar al niño y prestarle la atención requerida “Es un chico muy fuerte. Verlo sentado y jugando con mi hijo es sin duda la mejore experiencia de mi vida”.

Sin duda esperamos que el pequeño siga recuperándose y encuentre un buen hogar.

CbTYYdtUUAAoLmQ

 

CbTYY1rUkAAFh6N (1)