Una jueza de Lagos, Nigeria, dictaminó que dos de los refrescos más populares de Coca-Cola Company, Fanta y Sprite podrían ser venenosos.

De acuerdo con las autoridades, los altos niveles de ácido benzoico y los aditivos que contienen las bebidas enlatadas pueden resultar venenosos **al combinarse con el ácido ascórbico, mejor conocido como Vitamina C.

A pesar del dictamen, Coca-Cola dijo que la información proporcionada por las autoridades nigerianas es inexacta y no tiene sustento científico.

A través de un comunicado aseguró que «todos nuestros productos son seguros y se adhieren estrictamente a las regulaciones en los países dónde se venden cumpliendo con estrictos estándares globales de seguridad y calidad de nuestra compañía».

No obstante, Coca-Cola deberá pagar una multa de 119 mil pesos a la Agencia Nacional para la Administración de Alimentos y Drogas y Control (NAFDAC) por incumplir con los estándares de salud.

Fuente: Milenio