A diferencia de otros países, México celebró las fiestas navideñas sin restricciones, a lo cual la Secretaria de Salud (SSA) informó este domingo que México registró el fin de semana de Navidad, 107 nuevas muertes por COVID-19 para llegar a 298,777 decesos totoles y 3,719 nuevos contagios, para un total de 3,951,003.

De acuerdo con la Universidad Johns Hopkins, estas cifras mantienen a México como el cuarto país con más muertes por COVID-19, detrás de Estados Unidos, Brasil y la India, y el decimoquinto en número de contagios confirmados.






La ocupación media de camas generales en los hospitales se sitúa en un 13% y el uso de camas de terapia intensiva en un 11%, además, se dio a conocer que desde el comienzo de la pandemia se han recuperado 3,300,843 personas.

Desde el 3 de diciembre que se detectó el primer caso de la variante Ómicron en territorio mexicano, se han sumado 40 casos confirmados por los gobiernos de Ciudad de México, Estado de México, Sinaloa y Nuevo León.






El Gobierno Federal ha dado a conocer el semáforo de riesgo epidémico, el cual entrará en vigor a partir del lunes 27 de diciembre, y en el que 28 de los 32 estados del país se encontrarán en color verde, mientras que los estados de Baja California, Chihuahua, Sonora y Aguascalientes, estarán en color amarillo.

El Gobierno de México en conjunto con la Secretaria de Salud, afirmaron que la actual semana epidémica inicia con una disminución de 8% en el número de casos estimados con respecto a la semana pasada, además de que México se ha posicionado como el séptimo país que más dosis ha apicado.