La Secretaría de Cultura del Estado de Querétaro, a través del Museo de la Ciudad, invita al público en general a celebrar el XX Aniversario del Museo de la Ciudad, el cual se llevará a cabo el próximo martes 14 de febrero a partir de las 20:00 horas, donde se podrá disfrutar de la inauguración de tres exposiciones:

“Constituyentes, arte contemporáneo de Querétaro”, exposición colectiva de arte queretano; con motivo del 100 Aniversario de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el Teatro de la República de Querétaro, el Museo de la Ciudad presenta las obras de varios artistas contemporáneos queretanos.

La exposición proyecta una celebración en negativo, planteando una serie de cuestiones que se encuentran alrededor de la Constitución, de sus artículos, imaginando la situación distópica (¿quizá utópica?) qué sucedería en un país sin leyes o, más concretamente, en un México sin leyes. Se abre así un espacio de reflexión del documento histórico en la actualidad, en su validez y utilidad, así como en la necesidad de mantener el pacto social formulado en 1917; cuestionando la celebración del acto mismo de conmemoración.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917 es considerada la primera en el mundo con un contenido social. Definió el proyecto de nación con aspectos políticos, económicos, sociales y culturales; y marcó una nueva era de paz para México, influyendo, además, en la redacción de varias constituciones en países de América Latina y Europa.

Para consultar otras actividades conmemorativas, archivos históricos, datos, libros relacionados, etc., visita http://constitucion1917.gob.mx/

“El corazón y la muerte”, exposición colectiva de pintura figurativa en México. Desde que el hombre es consciente de sí mismo y comienza a buscar un significado en su vida, la raza humana ha luchado deliberadamente contra el paso del tiempo, utilizando para ello todo su ingenio, inventiva y corazón; juntos en la ardua tarea que significa enfrentar a la muerte.

El arte, ese instrumento catártico de nuestras emociones, evoca todo lo que ensancha y enriquece el espíritu. Aunque gran parte de este, sin embargo, es considerado como un instrumento para alcanzar esos espacios oscuros en nuestros corazones: lo desconocido, lo inusual, el terrible recordatorio de la fragilidad de nuestra existencia.

La exhibición no trata de evitar dichos sentimientos. Si exorcizamos nuestros miedos, corremos el riesgo de impedir la evolución de nuestra especie. El único propósito es el de describir y mostrar al mundo la cruel belleza de la fascinante dualidad de nuestra existencia. Su lado más frágil y menos conocido. Su fascinación con la muerte.

Hay algo oculto y sin embargo atractivo sobre la muerte. En la cultura mexicana concretamente, misterio y duelo se convierten en una celebración de la vida, donde los dos extremos de la existencia encuentran un equilibrio ya que, en vez de escapar o negar ese destino, los mexicanos mantienen un profundo respeto por las eventualidades de la vida.

Esta visión de la vida y la muerte es única en el mundo y, al mismo tiempo, da a los artistas mexicanos una visión particular de lo macabro. Entendimiento que produce muestras de arte excepcionales que, por desgracia, son poco conocidas en el resto del mundo.

El objetivo de la exposición es la creación de puentes entre la sociedad mexicana y el resto del mundo. 12 artistas mexicanos emergentes conforman esta muestra de percepción única de lo macabro y lo inusual, entre la vida y la muerte.

“La naturaleza y su estado de contingencia”, por Jeannette Betancourt. La naturaleza y su estado de contingencia es el resultado de más de tres años de investigación sobre asuntos urgentes para la humanidad.

Agua, Alimentación y Tierra son las tres temáticas que conforman una obra que traspasa límites estéticos para transmitir y difundir un mensaje crítico hacia las expresiones cotidianas de la vida humana en la actualidad.

La propuesta de Betancourt busca compartir al espectador su preocupación por la brutalidad descubierta en una profunda investigación del mundo que nos rodea: en las formas de consumo, de la huella humana, de la contaminación y de ese alejamiento tácito que se hace de lo natural y la naturaleza.

Puertorriqueña, nacida en EEUU, naturalizada mexicana. Jeannette Betancourt se dedica a la escultura a tiempo completo desde 1995, con formación en diversos talleres prácticos de producción escultórica y cursos de teoría del arte. Becaria del Programa Sistema Nacional de Creadores de Arte 2013/2015 del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en México, su obra ha sido seleccionada en la Bienal de Monterrey, Bienal de Yucatán y la Muestra Nacional de Arte de Puerto Rico, entre otras.

Museo de la Ciudad.