La fachada de un edificio en la calle Xicoténcatl, en Saltillo, Coahuila, destaca del resto por sus colores púrpuras y la imagen de tres mujeres, víctimas de feminicidio.

Esta obra es trabajo de la artista Daniela Elidett y fue plasmada en la fachada de un inmueble ocupado por Jackie Campbell Dávila, integrante de la Red Nacional de Defensoras de los Derechos Humanos en México y de la Nueva Constituyente Ciudadana Popular. En el mural se puede ver los rostros de Brenda Naiol González Montenegro, encontrada sin vida el 21 de octubre de 2018; Serymar Soto Azua, Originaria de Torreón y asesinada por su prometido en enero de 2017; y Elisa, de Saltillo, asesinada en su centro laboral en diciembre de 2008.

La imagen también incluye un texto en el que denuncia los feminicidios y advierte que «El patriarcado es un juez que nos juzga por nacer y nuestro castigo es la violencia que no ves».

Esta obra se inauguró en diciembre del año pasado, y desde entonces se ha visto envuelta en varios problemas por parte de los vecinos y las autoridades locales, pues mientras los primeros aseguran que su imagen «desentona» con el resto de las viviendas, las autoridades señalan que «viola la normatividad de vivienda en el Centro Histórico». De hecho, un juez municipal señaló que este mural viola el Reglamente de Desarrollo Urbano y amerita una sanción de 100 UMAs (10 mil 265 pesos).

Por su parte, el alcalde de Saltillo, Manolo Jiménez Salinas, aseguró que es «solidario con las causas de las mujeres» y prometió que su gobierno nunca actuará en contra de activistas o grupos que buscan la defensa de sus derechos, por lo que no habrá sanciones en contra de la artista ni la dueña del inmueble a pesar de las denuncias que se han recibido.

Con información de El Universal.