En Houston, una mujer atorada en la autopista 290 de la ciudad de la nada se quitó la ropa, se subió a un trailer y empezó a moverse al ritmo de los cláxones.

Para detener a la mujer, llegaron elementos de los bomberos y policías, quienes muy amablemente pidieron a la mujer que detuviera su baile, sin embargo la mujer ignoró esto e inclusive llegó a escupir a uno de los uniformados.

Cuando finalmente pudieron detener el show, la mujer en cuestión fue trasladada a una clínica donde se le hicieron algunas pruebas de salud mental, ya que evidentemente algo no está bien con ella.