En 2009, tras 16 años en el país, McDonald’s cerró su último restaurante por el hundimiento económico e Islandia se convirtió en uno de los pocos países de Europa occidental sin presencia de la marca.

El 31 de octubre de ese año, poco antes de que cerraran los tres restaurantes que todavía funcionaban en Islandia, Hjörtur Smarason compró un menú y decidió conservarlo dentro de una campana de cristal.

Hoy está expuesta como si fuera una obra de arte en Snotra House, una casa de huéspedes de Thykkvibaer, en el sur de Islandia.

Un argumento que apoyan los científicos. Sin humedad «los alimentos simplemente se secan», explicó a la AFP Björn Adalbjörnsson, profesor de la facultad de ciencias de la alimentación de la universidad de Islandia.

Fuente: Excélsior