La gimnasta checoslovaca Vera Caslavska, quien ganara siete oros olímpicos en México 68′, lamentablemente falleció a los 74 años este martes en Praga después de pelear contra un cáncer en la glándula salival durante mucho tiempo.

Caslavska fue la estrella en los Juegos de Tokio en el año 1964, haciéndose con tres oros y una plata, además de que en México 68′ logró ganar cuatro oros y dos platas.

La gimnasta siempre criticó el régimen soviético que imperó la URSS, del que Checoslovaquia fue un país satélite durante cuatro décadas. Esto lo dejo claro cuando recibió una de sus medallas de oro, la cual compartió con la rusa Larisa Petrikova, la competidora checoslovaca giró la cabeza al escucharse el himno soviético en señal de desaprobación por la ocupación de Checoslovaquia ese verano por las tropas del Pacto de Varsovia.

Debido a su posición crítica fue apartada durante mucho tiempo de la vida pública tras retirarse como deportista, siendo rehabilitada en 1989 cuando el régimen comunista desapareció.

Caslavska fue todo un icono para el deporte en Checoslovaquia y más tarde para la República Checa, donde estuvo a la cabeza de comités olímpicos, siendo miembro del Comité Olímpico Internacional (COI) entre 1995 y 2001.