El dramaturgo y actor Sam Shepard falleció el pasado jueves a los 73 años de edad por complicaciones derivadas de la esclerosis lateral amiotrófica, la enfermedad neuronal que sufría, sin embargo, hasta el día de hoy se pudo saber de su fallecimiento gracias a un portavoz de su familia.

Según indicó el New York Times, Shepard murió en su residencia de Kentucky (EE.UU.), tras una larga carrera en la que destacó como uno de los escritores de obras de teatro más prominentes del movimiento «Off Broadway», producciones teatrales en Nueva York de menor envergadura.

Shepard fue el autor de la obra «Buried Child», que recibió el Premio Pulitzer en 1979, y fue nominado a un Óscar como mejor actor secundario por su papel en el largometraje «The Right Stuff.

Como una de las figuras destacadas de «Off Broadway», Shepard estaba considerado como una de las voces más originales de su generación, especialmente por su retrato del lado más oscuro de la familia estadounidense y los problemas de identidad de matrimonios, hermanos o amantes.