El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador se comprometió, en el foro multilateral de la Cumbre de las Principales Economías del Mundo, a acelerar su transición a las energías limpias con una serie de medidas concretas.

Entre ellas, incrementar la energía solar por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y trabajar junto con el sector privado con ese fin. Así lo ha asegurado este martes el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, tras la reunión que el enviado de la Casa Blanca para el clima, John Kerry, ha mantenido con el presidente mexicano y parte de su gabinete.

Es la cuarta vez que el veterano político demócrata se cita con el mandatario para abordar asuntos energéticos y ambientales y en esta ocasión se ha mostrado convencido de que el Gobierno del país vecino facilitará la inversión privada en fuentes renovables. La Administración de Joe Biden ha manifestado en repetidas ocasiones su preocupación por la política energética del México, alentada principalmente por una reforma eléctrica que de momento ha quedado en un callejón sin salida por la falta de consenso, y busca acercar posiciones en ese frente.