El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su gobierno no será aliando de la delincuencia organizada, como fue en administraciones pasadas, /y como se ha puesto en evidencia en días recientes).

López Obrador argumentó que el problema de la inseguridad y la violencia le fue heredado y que al revelarse la participación de altos funcionarios se puede anticipar lo profundo de la situación.

“Dejaron crecer mucho el problema, ahora nos estamos dando cuenta, hay ya noticias de cómo estaba el asunto, de cómo los encargados de garantizar la seguridad estaban trabajando para la delincuencia. Eso fue lo que empeoró la situación de inseguridad en nuestro país”, aseveró.

En este sentido, dijo que su gobierno trabajará incansablemente por lograr la pacificación de México y alertó que no se tolerará la colusión de las autoridades con miembros del crimen.

Con información de ‘Notimex’.